Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies. Acepto

Tuberculosis: La lucha que no cesa

16-10-2017

Un equipo de Humana People to People participó recientemente en la 48ª Conferencia Mundial de la Unión sobre Salud Pulmonar celebrada en Guadalajara, México.  Ante profesionales de todo el mundo, nuestra compañera Olga Guerrero, TIMS Programme Manager, compartió los resultados del proyecto TIMS que coordina ADPP-Mozambique, el socio local de la Fundación en este país.

La tuberculosis (TB) es una de las 10 principales causas de muerte en todo el mundo y la principal causa de entre las personas con VIH, lo que pone de manifiesto la necesidad de llevar a cabo esfuerzos coordinados entre los actores para aumentar la detección, el diagnóstico y el acceso al tratamiento.

Proyecto TIMS

ADPP-Mozambique coordina el trabajo de otras cinco organizaciones de Humana People to People y otras tres entidades no gubernamentales, cuyo objetivo común es luchar contra la enfermedad entre los empleados de minas de ocho países: Zambia, Malawi, Botswana, Swazilandia, Namibia, Mozambique, Lesotho y Tanzania.

“Hay mucho interés por parte de los donantes y otras organizaciones en compartir las experiencias en la búsqueda activa de casos de tuberculosis en la comunidad, y qué es lo que funciona y en qué se puede mejorar”, explica Guerrero a su vuelta del evento, “la ventaja que tiene TIMS es que estamos haciendo un proyecto con la misma metodología en ocho países diferentes y en contextos bastante variados, lo que ofrece mucha información sobre qué ha funcionado mejor en diferentes contextos”.

“De acuerdo con los estudios de prevalencia que hacen los países y la Organización Mundial de la Salud, debería haber un cierto número de personas con tuberculosis en tratamiento en cada país. Sin embargo, las tasas de notificación son más bajas de lo que la prevalencia estipula, esto es: hay casos que no son registrados. Ése es uno de los principales problemas a los que nos enfrentamos”, añade.

La Conferencia Mundial de la Unión sobre Salud Pulmonar es la mayor reunión de médicos y trabajadores de salud pública, directores de programas de salud, legisladores, investigadores y defensores del mundo que trabajan para poner fin al sufrimiento causado por enfermedades pulmonares, con un enfoque específico sobre los desafíos que afrontan los países con ingresos medios y bajos. De los 10 millones de personas que mueren cada año por enfermedades pulmonares, alrededor del 80% vive en estos países de recursos limitados.

Ib Hansen, presidente de Humana People to People: ‘Podemos afrontar el reto de la tuberculosis, controlar y mitigar la enfermedad

En un artículo publicado en devex.com, el portal especializado en información para la comunidad global de cooperación al desarrollo, el presidente de Humana People to People, Ib Hansen, explica que las principales crisis mundiales de salud de las últimas décadas (por ejemplo, el inicio de la epidemia de VIH a fines de 1970 y el brote de ébola en África Occidental en 2014) se han abordado, controlado y mitigado cada vez mejor a través de la colaboración concertada y sostenida, en gran parte dirigida por la sociedad civil y las comunidades afectadas,

La tuberculosis no es una de esas crisis, explica. Si bien el número de muertes a nivel mundial por tuberculosis disminuyó en un 22% entre los años 2000 y 2015, ahora es responsable de más muertes que el VIH o la malaria. Hansen reitera que en 2015 la tuberculosis fue una de las 10 principales causas de muerte en el mundo, con una estimación de 10,4 millones de nuevos casos en el mundo, esto es: aproximadamente un caso nuevo por cada 721 habitantes.

Además, un número creciente de estos casos coincide con la infección del asesino mundial más conocido, el VIH / SIDA, con una incidencia de coinfección con tasas elevadas de mortalidad. En 2015, 1,8 millones de personas murieron de tuberculosis, de los cuales 0,4 millones también eran VIH positivos.

Sin embargo, a diferencia del SIDA, la tuberculosis se ha situado hasta cierto punto bajo el radar de la conciencia pública mundial, recibiendo una mera fracción de los esfuerzos internacionales dedicados a combatir otras grandes epidemias en los últimos 30 años. Una mayor voluntad política, colaboración y liderazgo internacional ayudaría a combatir esta enfermedad, al igual que una mayor financiación e investigación de nuevas cepas de tuberculosis resistentes a los medicamentos y las complejidades de la coinfección.

A falta de un enfoque directo de la comunidad internacional, la prevención de la tuberculosis ha caído en gran medida en manos de la comunidad médica, con poca inversión de la sociedad civil o las comunidades afectadas, y esto es fundamental para prevenir la propagación de la enfermedad en el futuro.

Un modelo para todo el mundo

Estos grupos estaban, y siguen estando, a la vanguardia de la promoción de enfoques sostenibles para problemas de salud y pandemias en todo el mundo, sobre todo en relación con la detención de la propagación aparentemente exponencial de la infección por el VIH. Humana People to People desarrolló e implementó el Total Control of the Epidemic (TCE) en 12 países, llegando a más de 6,5 millones de personas y ejerciendo de modelo para los esfuerzos de prevención del VIH en todo el mundo.

Hansen insiste en el artículo en que se necesita desesperadamente un enfoque similar para hacer frente a la crisis de la tuberculosis. Si bien es esencial invertir más en investigación y tratamiento, los factores que impiden reducir aún más los casos globales de tuberculosis deben abordarse a un nivel más localizado. El estigma, la desconfianza y las creencias falsas entre las poblaciones afectadas solo pueden abordarse a través del compromiso directo, el desarrollo de la confianza y, fundamentalmente, con enfoques probados para la prevención de enfermedades en dichas comunidades.

La buena noticia es que sabemos cómo hacerlo. El éxito, aunque tardío, en abordar la epidemia del VIH, nos proporciona un modelo replicable. Y hay claros indicios de que la implementación de este modelo puede ofrecer resultados.

Consulta el artículo íntegro de Ib Hansen pinchando aquí

Tuberculosis: La lucha que no cesa -img1
Tuberculosis: La lucha que no cesa -img2
Tuberculosis: La lucha que no cesa -img3