Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies. Acepto

Es tiempo de acabar con la tuberculosis, ahora más que nunca

24-03-2020

Hoy 24 de marzo se celebra el Día Mundial de la Tuberculosis. El tema este año es "Es hora-It’s time". La tuberculosis (TB) es la principal causa de fallecimiento de personas con VIH y la segunda causa en el caso de adultos que fallecen por patologías infecciosas. Ahora, más que nunca, es hora de acelerar la acción y los esfuerzos para poner fin a la tuberculosis.

La tuberculosis es la causa de fallecimiento de dos millones de personas cada año, afectando a las familias, las comunidades y los países más pobres. Hay que tener en cuenta que el 98% de las víctimas mundiales por TB procede de países en desarrollo. El Día Mundial de la Tuberculosis es el momento ideal para seguir generando conciencia en la sociedad sobre las causas, los efectos y el impacto de la enfermedad en todo el mundo.

La lucha contra las dolencias contagiosas y el impulso de la salud es uno de los ejes de la actividad en el Sur de Humana People to People (HPP) y de las organizaciones que forman parte de ella. Por ello, a lo largo de los últimos 15 años se han llevado a cabo numerosos proyectos para combatir la TB, tanto en el África Subsahariana como en Asia, basados principalmente en la prevención, a partir de una comunicación precisa con las comunidades y las personas.

El Objetivo de Desarrollo Sostenible 3 y el fin de la tuberculosis

Humana trabaja en línea con el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 3, que recoge el fin de la tuberculosis en 2030. Además, el programa End TB de la Organización Mundial de la Salud tiene como propósito reducir un 95 % las víctimas por esta enfermedad, y un 90% las tasas de incidencia de la misma sobre la población.

Por ello, Humana adopta un enfoque centrado en la comunidad, tratando de lograr un cambio de comportamiento en las personas, para que redoblen las medidas de prevención. HPP trabaja también para fortalecer los sistemas de salud y los tratamientos de la TB. En este sentido es esencial el apoyo familiar, mediante el llamado sistema TRIO (que incluye un paciente y dos miembros de la familia). Los equipos de Humana, además, hacen campañas puerta a puerta de sensibilización sobre educación para la salud y buenos hábitos nutricionales.

Más de 20 proyectos de prevención y tratamiento en 9 países

En 2019, los miembros de HPP implementaron más de 20 proyectos de prevención y tratamiento de la tuberculosis en nueve países: Angola, República Democrática del Congo, Botswana, Laos, India, Malawi, Mozambique, Sudáfrica y Zimbabwe. Estos proyectos tienen un enfoque eminentemente comunitario, trabajando con las poblaciones más pobres y vulnerables, así como con adolescentes y mujeres jóvenes de zonas aisladas.

Sólo en 2019 la labor desarrollada mediante estos proyectos permitió informar y sensibilizar a 390.000 personas, llevar a cabo 24.000 test y derivar a 5.000 pacientes a los servicios de salud para su tratamiento. La clave es que la comunidad tome conciencia de la enfermedad y de su asociación con el VIH, romper posibles estigmas, promover un estilo de vida más saludable y generar una estructura de apoyo entre las personas.

Tuberculosis en tiempos de pandemia por enfermedad por coronavirus

La crisis sanitaria global que estamos viviendo hemos de analizarla también desde la perspectiva de las personas con TB y/o VIH, y con otros tipos de patologías existentes. El COVID-19 no sólo es un riesgo para aquellos que lo contraen y para los grupos de alto riesgo, sino que su propagación en zonas como el África Subsahariana, América Latina o el sudeste asiático puede impactar peligrosamente en los sistemas de salud de los países más pobres, ya sobrecargados en muchos casos y que disponen de medios técnicos y humanos insuficientes.

Los investigadores aún no han establecido cómo el COVID-19 afecta a las personas con TB, aunque parece claro que estarán relacionadas, dado que ambas patologías son pulmonares. Además, buena parte de las personas que han fallecido como consecuencia del coronavirus lo han hecho fruto de una neumonía, la enfermedad pulmonar tradicionalmente asociada con la tuberculosis.

En los países más pobres, en las zonas con mayor densidad de población, el COVID-19 es una amenaza grave, acrecentada por la escasez de agua limpia, una nutrición deficitaria y la falta de acceso a los servicios médicos. Los esfuerzos de sensibilización y prevención son, por lo tanto, esenciales para evitar infecciones o infecciones cruzadas.

Es tiempo de acabar con la tuberculosis, ahora más que nunca-img1
Es tiempo de acabar con la tuberculosis, ahora más que nunca-img2
Es tiempo de acabar con la tuberculosis, ahora más que nunca-img3