Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies. Acepto

Unidos en la lucha contra el VIH/SIDA

01-12-2012

Más de 25 millones de personas murieron a causa del virus entre 1981 y 2007, una cifra que convierte a esta pandemia en una de las más destructivas de la historia. Hoy, se han logrado multitud de avances en el tratamiento del VIH, existen leyes para proteger a las personas portadoras del virus y conocemos mucho más sobre la enfermedad. Las personas con VIH son capaces de tomar las riendas de sus vidas y hacer los cambios necesarios para vivir más y mejor. Ello es posible no sólo a los avances científicos y médicos, sino también al esfuerzo diario en el terreno de la educación y en el ámbito del empoderamiento que se lleva a cabo país por país, pueblo por pueblo, casa por casa y persona a persona.

Pero todavía hay muchas personas que no conocen cómo protegerse tanto a sí mismas como a los demás frente al VIH. El estigma y la discriminación siguen siendo una realidad para muchas personas que viven con el virus. El Día Mundial del SIDA que se celebra cada 1 de diciembre nos recuerda que el VIH no ha desaparecido y que sigue siendo vital recaudar fondos, aumentar la conciencia social, luchar contra los prejuicios y mejorar la formación y la educación en torno a la enfermedad.

34 millones de portadores
Las nuevas infecciones por el VIH se han reducido a la mitad en la última década en 25 países, muchos de ellos de África, el continente más afectado por el SIDA. En todo el mundo, las nuevas infecciones han disminuido un 22% desde 2001 (cuando se registraron 3,2 millones) en tanto que la de los recién nacidos, han caído un 40%. El número de muertes por SIDA ha pasado de un máximo de 2,3 millones en 2005 a 1,7 millones el año pasado.

A pesar de que las nuevas infecciones se han reducido, en 2011 ascendieron a 2,5 millones; por el contrario, sólo 1,4 millones de personas recibieron por vez primera tratamiento. Las nuevas infecciones, unidas al volumen de personas infectadas años anteriores, han provocado que en 2011 se alcanzara un nuevo máximo, con un total de 34 millones de portadores. De entre ellos, el 49% de los adultos que vive con VIH son mujeres, un porcentaje que ha variado poco en los últimos 15 años. Además, la proporción sigue siendo mayor en el África subsahariana, donde 6 de cada 10 adultos portadores son mujeres.

Si bien la búsqueda de una vacuna continúa, los avances logrados hasta el momento en la lucha contra la enfermedad se han logrado a través de los esfuerzos de prevención. La lucha contra el VIH/SIDA debe seguir siendo combatida desde todos los ángulos: médico, social, científico y personal. El trabajo de Humana People to People se basa en el principio de que, para detener la epidemia, es necesario combinar la acción individual y el conocimiento de la enfermedad por parte de las personas con la acción colectiva de las comunidades afectadas. Estas acciones individuales y colectivas, a su vez, deben complementar la labor de los gobiernos y de las organizaciones.

Humana y el Programa TCE
El trabajo de Humana en la lucha contra el VIH/SIDA se lleva a cabo a través del programa Total Control of the Epidemic (TCE), que ha involucrado ya a 13,8 millones de personas y que ha logrado favorecer un cambio en el comportamiento de las personas a la hora de afrontar la enfermedad. TCE ha demostrado que cuando las comunidades se organizan y la atención médica se puede combinar con la acción individual y comunitaria se produce un cambio real y duradero en la vida de las personas.

Una evaluación externa de TCE en Sudáfrica mostró que un 92% de los encuestados indicó que el programa había provocado un cambio en sus vidas. En Zimbabwe, en un solo distrito, gracias a TCE, 25.000 personas acudieron a un hospital, clínica, o servicio de test sobre terreno para conocer su estatus frente a la enfermedad. Se incrementó, además, el número de personas que seguían tratamiento con anti-retrovirales, pasando de 300 a 2.000.

Vacuna y prevención
La búsqueda de una vacuna debe continuar. No obstante, los esfuerzos de prevención para educar, capacitar y empoderar a los individuos y las comunidades para prevenir la infección por el VIH y sus efectos devastadores también deben proseguir y ampliarse. La participación activa e integral y el empoderamiento de los propios individuos -a través de un enfoque individual / comunitario que incluya aspectos médicos, apoyo, capacitación y reducción de la pobreza - han demostrado ser hasta ahora el único medio para luchar verdaderamente por el VIH. Será a través de estos esfuerzos coordinados y en los que no caben excusas cuando se logre acabar con el SIDA.

Unidos para acabar con el SIDA
Humana es una de las 35 organizaciones, junto a Médicos Sin Fronteras, Intervida o Farmamundi, entre otras, que se han adherido al manifiesto ‘Unidos para acabar con el SIDA’. El objetivo de este documento es manifestar de forma conjunta que es el momento de apostar de una manera definitiva por acabar con el VIH/SIDA. Por ello se hace un llamamiento a las autoridades políticas y gubernamentales a unir fuerzas para hacer frente de manera conjunta a la lucha contra la pandemia. El manifiesto está promovido por Salud por Derecho.

Descarga el Manifiesto y difúndelo.

Unidos en la lucha contra el VIH/SIDA-img1
Unidos en la lucha contra el VIH/SIDA-img2
Unidos en la lucha contra el VIH/SIDA-img3