Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies. Acepto

Impulsar y revitalizar la educación de la generación COVID como mecanismo de progreso

25-01-2021

La educación es un derecho humano fundamental, un bien público y un factor clave para la constitución de ciudadanos responsables. Con motivo del Día Internacional de la Educación, que se celebra cada 24 de enero, bajo el lema este año de 'Recuperar y revitalizar la educación para la generación COVID-19', Humana People to People y las organizaciones que forman parte de ella reiteran su compromiso con la formación y capacitación de las personas.

La pandemia está teniendo un serio impacto en el día a día de las clases y la formación de millones de niños y niñas de todo el Planeta, especialmente en los países en desarrollo. Según la UNESCO, en abril de 2020 el 91% de los estudiantes -unos 1.600 millones en total-, no iban a la escuela, agravando lo que ya era una situación en muchos casos muy preocupante. La pérdida de aprendizaje que supone para niños y niñas no acudir a clase puede dificultar su desarrollo y desempeño a lo largo de toda su vida. “Para enfrentar los desafíos del mañana, no solo necesitamos una inversión masiva, sino que también es necesaria una revisión de los sistemas educativos”, explica la Directora General de la UNESCO, Audrey Azoulay.

Sistemas educativos más resistentes a las crisis y más inclusivos, flexibles y sostenibles

La pandemia por COVID-19 ha sido una llamada de atención para hacer que los sistemas educativos sean más resistentes a las crisis y más inclusivos, flexibles y sostenibles. Ha demostrado la capacidad de estos sistemas para innovar, ampliando las fronteras del aprendizaje; el esfuerzo de los docentes para asegurar la continuidad del aprendizaje; y el inmenso valor que la educación tiene para los estudiantes, las familias y las comunidades.

Con la llegada de la pandemia, los centros educativos y las escuelas apoyadas por los diferentes socios de Humana People to People adaptaron sus programas y dinámicas con el fin de proseguir con las clases siempre que las condiciones lo permitieran. Por ello, se descongestionaron las aulas, se impulsó el aprendizaje virtual como medida para promover el distanciamiento físico y se impuso el uso de mascarillas y la desinfección de manos. Además, se pusieron en marcha otras iniciativas: por ejemplo, ADPP Mozambique optó por utilizar la radio y la televisión para impartir educación bilingüe, que alcanza a miles de niños de primaria en Maputo y otras provincias.

Humana People to People India colabora con la Misión Rajiv Gandhi Shiksha, en el estado de Chhattisgarh, para promover las clases en un entorno seguro, por lo que los maestros se desplazan hasta las comunidades y aldeas. Mediante la creación de sinergias y la descentralización del acceso a la educación, Humana People to People India utiliza su experiencia previa para movilizar a maestros y voluntarios locales para llegar a miles de niños y niñas sin acceso a la aulas.

A pesar de las muchas iniciativas a nivel micro que se están llevando a cabo en comunidades remotas, es necesario reforzar las acciones conjuntas para salvaguardar la educación tras el COVID-19. Humana por ello considera muy positivos los primeros pasos de la campaña ‘Salvemos nuestro futuro’, que culminó en la Coalición Mundial por la Educación de la UNESCO, lanzada en marzo pasado y que reúne a 160 socios, unidos para promover y galvanizar el apoyo a la educación.

Apoyo multilateral e internacional de la educación en los países en desarrollo

Humana cree fundamental que las acciones multilaterales y los actores internacionales apoyen la educación en los países en desarrollo en los siguientes aspectos:

  1. La toma de todas las medidas necesarias para reabrir las escuelas de forma segura e inclusiva;
  2. El apoyo a todos los docentes como trabajadores de primera línea, priorizando su formación y desempeño profesional;
  3. La inversión en el desarrollo de habilidades para una recuperación inclusiva;
  4. La reducción de la brecha digital, que ha impedido a un tercio de los estudiantes de todo el mundo acceder a la educación durante el cierre temporal de las escuelas;
  5. El mantenimiento, si no el aumento, de los presupuestos de educación; garantizar que los paquetes de estímulo apoyen las medidas para mitigar las pérdidas de aprendizaje y hacer que los más vulnerables vuelvan a la escuela; e incrementar el volumen y la eficacia de la ayuda a la educación.

24 de enero, Día Internacional de la Educación

Impulsar y revitalizar la educación de la generación COVID como mecanismo de progreso-img1
Impulsar y revitalizar la educación de la generación COVID como mecanismo de progreso-img2
Impulsar y revitalizar la educación de la generación COVID como mecanismo de progreso-img3