Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies. Acepto

HPP-Congo y la búsqueda activa de enfermos de tuberculosis

05-08-2019

La República Democrática del Congo (RDC) es uno de los países en los que la tuberculosis y la combinación de esta enfermedad con el VIH sigue siendo una emergencia sanitaria, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). De hecho, solo el 48% de los casos son detectados, y de ellos, únicamente el 57% recibe tratamiento, con un porcentaje de éxito muy bajo. En líneas generales, las medidas adoptadas para luchar en RDC contra la tuberculosis son limitadas en comparación con otros países de la denominada African Southern Development Community.

La zona sanitaria de Ruashi está formada por un asentamiento a las afueras de la ciudad de Lubumbashi, en Haut Katanga, en el sudeste del país. Cubre las áreas mineras de Ruashi y Chemaf, junto a varias pequeñas explotaciones mineras no industriales. La población que vive alrededor de las minas está expuesta diariamente a altos niveles de polvo de sílice, lo que aumenta el riesgo de contraer enfermedades pulmonares, haciéndola especialmente vulnerables a la tuberculosis. La mayoría vive en pequeñas casas, mal ventiladas, lo que incrementa aún más las probabilidades de transmisión de enfermedades.

Los mineros contratados por las corporaciones disfrutan de controles sanitarios periódicos, sufragados por sus respectivas empresas. El problema es que hay cientos de miles de mineros no contratados directamente por las corporaciones que no acceden a estos controles, a pesar de que están expuestos a los mismos riesgos.

La labor de Humana People to People Congo en la lucha contra la tuberculosis

En este contexto, Humana People to People Congo ha desarrollado en 5 de las 19 áreas de salud de Ruashi un proyecto para frenar la propagación de la tuberculosis entre los mineros, ex mineros y sus familias. El proyecto ha contado con la financiación de StopTB Partnership y el Global Fund a través de la Strategic Initiative to Find the Missing People with TB.

Los principales desafíos del proyecto han sido la gran cantidad de casos de tuberculosis no identificados en Ruashi, las dificultades de los pacientes para acceder a los centros de salud y la falta de información sobre la enfermedad, que puede provocar estigmatización, pérdida del empleo, un mayor riesgo de transmisión o un mayor número de probabilidades de no sobrevivir. Un enfermo no diagnosticado y no tratado puede transmitir la enfermedad a 10-15 personas por año.

Algunas de las acciones emprendidas para luchar contra la tuberculosis

Humana People to People Congo llevó a cabo entre otras acciones, las siguientes:

*Sesiones de capacitación para el personal del proyecto y para los Trabajadores Comunitarios de Salud. La formación versó sobre síntomas de la tuberculosis, cómo apoyar y acompañar a los pacientes para que se adhieran a su tratamiento y el camino hasta su completa recuperación. En la formación también participaron 25 voluntarios de organizaciones comunitarias.

*Visitas puerta a puerta, en las que se explicó a los miembros de las comunidades qué es la tuberculosis y cuáles son sus síntomas, se recogieron muestras de esputo y se examinó a aquellas personas con posibles síntomas. Las muestras se transportaron a los centros de salud para su análisis. Los resultados se trasmitieron a los pacientes, que recibieron el correspondiente tratamiento en caso de necesitarlo. Sólo con el transporte se logró que las personas no tuvieran que desplazarse de forma particular, y con ello afrontar los gastos de desplazamiento y dejar de trabajar.

De mayo de 2018 a mayo de este año, un total de 21.739 personas fueron involucradas gracias a este plan de visitas puerta a puerta, llevado a cabo en áreas de alta prevalencia de la enfermedad. Este tipo de acciones son la forma más eficiente de interactuar de modo personalizado con la población, conocer su situación individual e identificar los posibles casos. 7.423 personas se sometieron a las pruebas de diagnóstico, identificando 1.993 posibles casos y recogiéndose muestras en el 38% de los casos. Finalmente fueron diagnosticados como enfermos de tuberculosis 189 personas (178 han iniciado el tratamiento).

Los niños menores de cinco años en riesgo de desarrollar la enfermedad recibieron, además, un tratamiento preventivo con isoniazida, fruto de la colaboración con las autoridades sanitarias nacionales.

Articulo publicado por STOP TB Partnership

 

HPP-Congo y la búsqueda activa de enfermos de tuberculosis-img1
HPP-Congo y la búsqueda activa de enfermos de tuberculosis-img2
HPP-Congo y la búsqueda activa de enfermos de tuberculosis-img3