Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies. Acepto

4,2 millones de personas han fallecido por COVID-19 en todo el mundo

02-08-2021

La COVID-19 ha causado ya más 4,2 millones de fallecidos y no hay señales de que esta cifra pronto se vaya a detener. La falta de voluntad política y la ausencia de un compromiso real con la producción universal de vacunas por parte de las naciones desarrolladas sigue alimentando además la desigualdad entre ricos y pobres.

La velocidad a la que la COVID-19 se está cobrando la vida de millones de personas es impactante. Hace tres meses, según los datos de la Universidad John Hopkins, la cifra de fallecidos ascendía a 3 millones. La expansión de nuevas variantes y cepas de la enfermedad está acelerando el ritmo de defunciones.

"Nos encontramos en un momento muy peligroso en el devenir de la pandemia. Hemos superado la trágica cifra de cuatro millones de muertes, en tanto que seguimos subestimando el número total que puede llegar a provocar", ha explicado recientemente el máximo responsable de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, en una conferencia de prensa en Ginebra.

"El ‘nacionalismo’ de las vacunas, que ha provocado que un puñado de países se ha llevado la mayor parte de las dosis disponibles, es moralmente indefendible. En esta etapa de la pandemia, el hecho de que millones de trabajadores del sector sanitario y relacionado con el cuidado de las personas aún no hayan sido vacunados es aborrecible", asegura el director de la OMS. Tedros apunta que la distribución desigual de vacunas impide frenar las diferentes variantes, lo que amenaza la recuperación económica mundial.

Según el USA Today, la pandemia ya ha provocado más víctimas que todos los conflictos armados desde 1982, así como tres veces la cantidad de personas que pierde la vida en accidentes de tráfico cada año a nivel mundial.

Además, los expertos creen que en realidad la cifra de fallecidos puede ser mucho mayor, puesto que en los países menos desarrollados las estadísticas no son fiables.

Lo que está claro es que muchas de estas muertes podrían haberse evitado si las farmacéuticas de todo el mundo hubieran compartido las patentes y el conocimiento para aumentar la producción de vacunas.

Humana People to People es miembro de la Alianza Peoples Vaccine

4,2 millones de personas han fallecido por COVID-19 en todo el mundo-img1
4,2 millones de personas han fallecido por COVID-19 en todo el mundo-img2