Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies. Acepto

2019, un año de desafíos en la lucha contra el cambio climático

28-12-2018

Chile será el país anfitrión de la COP25. Veremos si llegada esa cumbre, las noticias y los indicadores son mejores respecto a los presentados en Katowice, en la COP24, organizada este pasado mes de diciembre. El informe elaborado por el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU (IPCC) señala que la temperatura del Planeta aumentará en 1,5 grados centígrados en una década a menos que se tomen medidas urgentes para reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2).

2018 ha traído nuevas evidencias de que el cambio climático está teniendo consecuencias cada vez más graves, que van desde las olas de calor en el Ártico hasta el aumento del nivel del mar y el incremento de la acidificación de los océanos.

El objetivo principal de la COP24 ha sido definir las reglas que regirán el Acuerdo de París, que entrará en vigor en 2020. La cumbre, asimismo, no ha estado exenta de cierta controversia ya que varios países cuestionaron algunas de las investigaciones recientes sobre el clima.

Reglas para cumplir el acuerdo de París

El reglamento aprobado establece como monitorizar los planes nacionales de reducción de emisiones. En la actualidad hay cierta flexibilidad en el caso de algunos países en desarrollo, puesto que no cuentan con los recursos suficientes para llevar a cabo un análisis detallado sobre la evolución de sus emisiones. Durante la COP los estados acordaron actualizar sus objetivos nacionales de reducción de carbono (Contribuciones determinadas a nivel nacional o NDC) para 2020. Con ello varios de los países más ricos podrán fortalecer sus compromisos en materia de lucha contra el calentamiento global.

No se ha firmado un acuerdo sin embargo en torno a las reglas para el establecimiento de nuevos mercados de carbono, en particular sobre la eliminación de la doble contabilidad de créditos de carbono negociados a través de las fronteras. Por ello, el tema se ha pospuesto a la COP25.

Los mecanismos de financiación han sido otro de los puntos sensibles del acuerdo: finalmente la COP24 ha aprobado un aumento de las aportaciones. Así, el Fondo de Adaptación contará con 129 millones [1]de dólares adicionales. Por otro lado, el Fondo Verde para el Clima acumula ya 10.300 millones de dólares.

El papel de Humana en la COP24

Un pequeño equipo de Humana People to People ha participado activamente en la cumbre de Polonia. Este tipo de reuniones de alto nivel permiten a Humana fortalecer y ampliar contactos, identificar posibles socios y seguir las últimas tendencias en materia de lucha contra los efectos del calentamiento del Planeta. Durante la COP24 el equipo ha asistido a eventos relacionados con financiación climática, sistemas alimentarios resistentes y cadenas de valor, economía verde y emprendimiento, etc. Además, mantuvo interesantes reuniones bilaterales con varias delegaciones nacionales africanas.

Por ejemplo, participaron en un encuentro con la delegación del Ministerio de Tierras, Agricultura, Agua, Clima y Asentamientos Rurales de Zimbabwe, con su Viceministro, Vangelis Peter Haritatos, al frente. El objetivo principal de la reunión fue identificar las prioridades nacionales sobre las intervenciones de mitigación y adaptación al cambio climático, así como las oportunidades para acceder a fondos de donantes multilaterales como el Fondo Verde para el Clima (GCF).

Encuentros bilaterales con Zimbabwe, Angola y Bostwana, respectivamente

Igualmente organizaron un encuentro con António Manuel, Secretario General de Juventude Ecológica Angolana (JEA), la única ONG angoleña acreditada ante la CMNUCC-Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. JEA ha participado activamente en el desarrollo de la Estrategia Nacional de Cambio Climático de Angola, presentada en la COP24. Durante la reunión, se discutieron las necesidades de las organizaciones de la sociedad civil en Angola, así como las posibles áreas de colaboración entre ambas entidades.

Otra de las reuniones mantenidas durante la cumbre fue con Tracy Sonny, de la Coordinadora Nacional Red de Cambio Climático de Botswana (BCCN). Durante el encuentro, el equipo de Humana presentó el trabajo que se está llevando a cabo tanto en éste como en otros países de la región, con especial atención a las acciones emprendidas de la mano de los pequeños agricultores. Un claro ejemplo es el impulso de las prácticas de Agricultura Climáticamente Inteligente (CSA) en los Proyectos de los Clubes de Agricultores. Por su parte, Sonny destacó el trabajo de BCCN en temas de capacitación del personal del Ministerio de Medio Ambiente, Vida Salvaje y Turismo (MEWT), así como su función de coordinación de diversos actores relacionados con la lucha contra el cambio climático en Botswana.

Igualmente Humana estuvo presente en una interesante conferencia de GACSA, la Global Alliance for Climate-Smart Agriculture, de la que la organización forma parte, y en diferentes eventos promovidos por organismos internacionales a la vanguardia en la lucha contra el cambio climático tales como el Banco Africano de Desarrollo (AfDB), el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF) y del Fondo Verde para el Clima (GCF).

 

2019, un año de desafíos en la lucha contra el cambio climático-img1
2019, un año de desafíos en la lucha contra el cambio climático-img2
2019, un año de desafíos en la lucha contra el cambio climático-img3