Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies. Acepto

Luchando contra la tuberculosis entre la población minera

17-10-2016

A pesar de que a menudo se piensa en la tuberculosis como en una enfermedad del pasado, en realidad se sitúa junto al VIH / SIDA como la causa principal de muerte en todo el mundo.

Así, aunque el número de defunciones por este bacilo decreció un 3,3% el año pasado, situándose en 1,8 millones, continúa siendo la enfermedad infecciosa más terrible del mundo, junto con el SIDA, según las estimaciones que acaba de publicar la Organización Mundial de la Salud (OMS) recogidas en el Global Tuberculosis Report 2016.

La enfermedad afecta desproporcionadamente a los grupos vulnerables de la población; su propagación está estrechamente vinculada a la falta de acceso a la información sobre la tuberculosis y a la asistencia sanitaria apropiada. Además, se trata de una dolencia asociada al estigma de unas condiciones de vida inapropiadas.

La población minera, entre los grupos de alto riesgo

En este contexto, los mineros han sido considerados grupo de alto riesgo para la tuberculosis y otras enfermedades pulmonares debido a las malas condiciones laborales a las que hacen frente. En la industria minera en el sur de África, la incidencia de la tuberculosis es 10 veces más alta que el umbral que la OMS establece para declarar una emergencia sanitaria; hay que tener en cuenta que afrontar este problema es especialmente complejo debido a la naturaleza de la enfermedad y a la, en ocasiones, falta de transparencia por parte de la industria sobre condiciones sanitarias.

Para curar con éxito la tuberculosis, el tratamiento se debe seguir estrictamente durante un período de al menos seis meses. La población minera a menudo incluye una gran proporción de trabajadores migrantes, lo que representa también un desafío para el personal sanitario encargado de las pruebas diagnósticas, así como del tratamiento y seguimiento.

En febrero pasado, el Fondo Mundial y el Banco Mundial dieron un paso más para acabar con este problema en el África Subsahariana, destinando 30 millones de dólares a la puesta en marcha en 10 países de nuevas soluciones para reducir la tasa de tuberculosis en el sector minero.

Programa piloto en ocho países con la coordinación de ADPP-Mozambique

Dentro de este plan de acción, nuestro socio local ADPP-Mozambique es responsable de la coordinación de un programa piloto para abordar estos retos en ocho países: Zambia, Malawi, Botswana, Swazilandia, Namibia, Mozambique, Lesotho y Tanzania. ADPP coordina el trabajo de otras cinco organizaciones de Humana People to People y otras tres entidades no gubernamentales para la búsqueda activa de casos de tuberculosis en las poblaciones mineras de la región. TB Alert proporcionará apoyo técnico durante todo el programa.

Esta programa piloto se basa en la experiencia acumulada de Humana en la lucha combinada contra el VIH / SIDA y la tuberculosis a través de sus proyectos TB-TC y TCE (Total Control of the Epidemic). Se trata del primer programa de este tipo que es implementado a nivel regional. El modelo se basa en la prevención y en la difusión de información entre los miembros de la comunidad, trabajando casa por casa para aumentar el conocimiento de la población, así como facilitar la detección de tuberculosis y la realización de pruebas del VIH. También pretende facilitar el tratamiento en centros de salud y el apoyo a lo largo de períodos de tratamiento. El programa también tiene como objetivo hacer frente al creciente número de casos de co-infección entre la población minera.

Modelos y pruebas diagnósticas

En diciembre del próximo año, ya en el tramo final de este programa piloto, las organizaciones participantes esperan contar con el conocimiento y los datos necesarios para proporcionar cuatro modelos eficaces para diferentes contextos que se puedan aplicar en otras zonas de África.

Por otra parte, se estima que para finales de 2017, 214.000 mineros, ex mineros y familiares de los ocho países se hayan sometido a pruebas diagnósticas para la tuberculosis, haya aumentado considerablemente el nivel de concienciación sobre la enfermedad y se haya reducido el estigma que rodea a la enfermedad.

Luchando contra la tuberculosis entre la población minera-img1
Luchando contra la tuberculosis entre la población minera-img2
Luchando contra la tuberculosis entre la población minera-img3