Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies. Acepto

La ropa usada, motor económico a nivel local en África

01-05-2013

Comercializando el textil a precios bajos se obtienen fondos para los proyectos de cooperación, mayor dignidad para las personas, la creación de puestos de trabajo estables y la generación de flujo económico a nivel local.

Un 48% de la ropa clasificada por Humana se envía a África, a países como Mozambique o Guinea-Bissau, principalmente. El textil parte desde las centrales de clasificación de la Fundación hacia el continente africano por vía marítima, utilizando para ello contenedores capaces de transportar 24.000 kilos, distribuidos en balas de unos 400 kilogramos de peso.

La mayor parte de la población de Mozambique o Guinea-Bissau no cuenta con los recursos necesarios para adquirir ropa nueva, por lo que el mercado de segunda mano es su única alternativa. El textil usado es, pues, esencial para proveer de vestimenta a las personas con escasa capacidad adquisitiva, que conforman el grueso de la población. 

La Fundación dona el textil enviado a sus socios locales (ADPP-Mozambique y ADPP-Guinea-Bissau, también organizaciones sin ánimo de lucro). Éstos llevan a cabo una segunda clasificación y proceden a su comercialización. La ropa se vende a mayoristas o al detalle en el mercado local, siempre a precios muy asequibles y adaptados a la realidad socioeconómica.

Ventajas de este proceso
Los recursos obtenidos con todo este proceso se revierten en los proyectos de cooperación. Comercializando la ropa se logra, además, mayor dignidad para las personas, la creación de puestos de trabajo estables, la generación de un flujo económico a nivel local y la eliminación de las posibles mafias que podrían surgir si la ropa se regalara. 

Esta visión no es exclusiva de Humana, sino que es compartida también por otros programas internacionales. Por ejemplo, Oxfam International publicó en 2005 el estudio ‘The Impact of the Second-hand Clothing Trade on Developing Countries’, en el que se valora positivamente los efectos de la venta de ropa usada en países africanos. 

La ropa usada, motor económico a nivel local en África-img1
La ropa usada, motor económico a nivel local en África-img2