Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies. Acepto

La formación profesional como motor de desarrollo comunitario

10-07-2012

La Escuela Vocacional de Bissora, en Guinea-Bissau, capacita jóvenes con el fin de facilitar su incorporación al mercado de trabajo. ADPP-Guinea Bissau, socio local de la Fundación en el país, dirige esta escuela desde 1996. Estos jóvenes contribuyen al desarrollo del conjunto de la comunidad, al desempeñar profesiones muy útiles para el progreso de las zonas en las que viven. 

Tras poco más seis meses del inicio del programa de formación de 2012, que culminará a finales de año, el balance es positivo, teniendo en cuenta el desarrollo de las actividades previstas, el compromiso demostrado por los estudiantes y el efecto multiplicador de la escuela en el conjunto de la comunidad.

Uno de los pilares fundamentales del centro es el programa de formación en el que tienen cabida las siguientes disciplinas: construcción, agricultura, ganadería, comercio y administración de pequeñas empresas, energía solar, electricidad y fontanería y bombas de agua. En total participan cerca de un centenar de estudiantes, siendo el área de construcción civil el que mayor número de alumnos cuenta, con 40. La duración de cada programa es de 11 meses.

La escuela se ocupa igualmente de dar soporte a los 30 alumnos que se graduaron en 2011 en los ámbitos de energía solar, electricidad y bombas de agua. Estas disciplinas se incorporaron al programa en 2010 gracias a la cofinaciación de la Unión Europea.

Empoderamiento femenino
Buena parte del conjunto de los alumnos son mujeres, por lo que la escuela contribuye de igual modo al empoderamiento femenino, al promover su incorporación al mercado de trabajo desempeñando profesiones tradicionalmente en manos de hombres.

A la formación teórico-práctica se une un calendario de actividades que igualmente promueven el desarrollo de toda la comunidad: producción de alimentos, acciones de sensibilización sobre VIH/SIDA y malaria, higiene y tratamiento de residuos, así como diferentes campeonatos deportivos.

La formación profesional como motor de desarrollo comunitario-img1
La formación profesional como motor de desarrollo comunitario-img2
La formación profesional como motor de desarrollo comunitario-img3