Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies. Acepto

El textil tiene por fin su Guia de Buenas Practicas

29-06-2015

La Agència de Residus de Catalunya (ARC) y el Gremi de Recuperació de Catalunya han impulsado la elaboración de la "Guía de buenas prácticas para el reciclaje de los residuos textiles y de calzado en Cataluña". 

Se trata de una herramienta de consulta para conocer qué tratamiento sigue esta fracción. Está dirigida a profesionales del sector, administraciones y público en general interesado en saber qué se hace con la ropa que deposita en los puntos autorizados de recogida. La edición de esta guía supone una buena noticia para todas las entidades que nos dedicamos a la gestión de residuo textil.

El marco normativo en el que trabaja el sector viene definido por la Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminantes.

Horizonte 2016 

La ARC propone a través del denominado Programa General de Prevención y Gestión de Residuos y Recursos de Cataluña PRECAT20 tres objetivos específicos:

  • Antes de finalizar 2016 deben fijarse unos objetivos de recogida selectiva de los residuos textiles y de calzado
  • En 2016 se valorizarán un mínimo del 85% de los residuos textiles y calzado recogidos selectivamente en Cataluña
  • Esta cifra deberá aumentará al 95% en 2020

El residuo textil debe ser separado en origen por los ciudadanos, por lo que es primordial que los municipios promuevan con más intensidad diversas herramientas para su recogida: contenedores específicos en puntos limpios, contenedores específicos en la vía pública, tiendas de ropa de segunda mano que actúan también como centros de recogida, etc. 

En Cataluña hay 53 gestores autorizados para la gestión de residuos textiles aunque sólo dos concentran su actividad principal en la preparación para la reutilización de residuo textil municipal. Uno de ellos es Humana Fundación Pueblo para Pueblo.

Según la ARC, la generación de residuos textiles domésticos en Cataluña ascendió en 2013 a unas 141.025 toneladas, de las que sólo el 7,8% (11.000 toneladas) se gestionaron en las plantas de gestores autorizados. Cataluña presenta un ratio de recogida de 0,86 kg / habitante / año.

Quinta fracción en importancia

La fracción textil es la quinta en importancia (4,1%) por detrás de la orgánica (28,6%), papel-cartón (11,2%), envases ligeros domésticos (8,4%) y envases de vidrio (7,6%). Tras su recogida selectiva, estas son las posibilidades que existen para el residuo textil: reutilización (a través de la venta en tiendas de segunda mano o de la exportación a otros países), valorización material (mediante el reciclaje y la fabricación de trapos, borra o hilo nuevo) y valorización energética o disposición final.

Las ventajas de la reutilización son:

  • A nivel económico, conlleva un ahorro en el coste de la gestión de los residuos y también en la adquisición de tejidos y materias primas para la confección de prendas nuevas.
  • A nivel social, puede ir ligada a entidades de carácter social e implica la creación de puestos de trabajo.
  • A nivel medioambiental, implica un importante ahorro de recursos naturales, agua y energía.

Conclusiones

Según la guía, el porcentaje de recogida de textil debería mejorar de modo muy significativo. Conforma la fracción recogida selectivamente con mayor potencial de reutilización, un aspecto prioritario en las políticas europeas después de la prevención. La eficiencia de los procesos de gestión es muy alta, tanto lo que se refiere a preparación para la reutilización como a la valorización material. La guía pone de relieve la mejora social implícita que conlleva esta actividad de gestión de residuos.

Convenio con el MAGRAMA

Por otro lado, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) y el Gremi han firmado recientemente un convenio voluntario de colaboración para fomentar e impulsar la prevención y preparación para la reutilización y gestión de residuos de textil.

El textil tiene  por fin su Guia de Buenas Practicas-img1
El textil tiene  por fin su Guia de Buenas Practicas-img2
El textil tiene  por fin su Guia de Buenas Practicas-img3