Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies. Acepto

Belice: Formación y resiliencia frente al cambio climático

05-12-2017

Humana People to People Belize, el socio local de la Fundación en este país, desarrolla en el Distrito de Toledo un proyecto, cofinanciado por el Community Disaster Risk Reduction Fund, fondo gestionado por el Caribbean Development Bank, para ayudar a la población local a adaptarse a las consecuencias del calentamiento global y a ser más resilientes frente a los desastres naturales. La acción se basa en el modelo Farmers Club de apoyo a los pequeños agricultores.

El Distrito de Toledo se caracteriza por unos índices de pobreza superiores a los de la media del conjunto de país. Los efectos del cambio climático, además, son aquí más acusados, debido, entre otros elementos, a las lluvias torrenciales que provocan frecuentes inundaciones.

El propio, Justaquio Tush, Ministro de Agricultura de Belize, asegura que ‘si no afrontamos los efectos del cambio climático, podemos perder buena parte de la agricultura del país. De ahí la importancia de proyectos como Farmers Club, que incluyen la mejora de la cosechas, la introducción de invernaderos o la cría de pequeño ganado, por ejemplo’.

Keith Emmanuel, representante de la National Emergency Management Organization NEMO, involucrada en la acción, asegura que ‘Toledo es una región muy afectada por las inundaciones debido a las lluvias torrenciales y a los temblores consecuencia de los terremotos que se producen en las vecinas Guatemala y Honduras’. Elizabeth Muchamp, Project Leader, señala que ‘uno de los elementos más positivos de este proyecto es que se concentra en la capacitación de las comunidades locales para que sean capaces de afrontar las consecuencias de cualquier tipo de desastre natural’.

Alertas tempranas, agricultura y formación

Muschamp destaca tres elementos principales del proyecto:

  • Herramientas de alerta temprana de los desastres naturales, como por ejemplo, mediante la comunicación por radio entre comunidades o la implantación de sistemas de medición de las lluvias para controlar los niveles pluviales. En este caso, el proyecto trabaja también en el establecimiento de sistemas de desagüe para canalizar y evacuar el agua o la construcción de refugios en los que la población se resguarde en caso de fuertes tormentas.
  • Agricultura: poniendo el acento en la recuperación de los campos de cultivo y las cosechas una vez han sufrido las fuertes lluvias y las posibles inundaciones. En este sentido, el representante de NEMO considera muy importante que el proyecto trabaje cuestiones como la seguridad alimentaria.
  • Formación y sensibilización de la población, tanto en lo que se refiere a los efectos del cambio climático como a temas relacionados con la agricultura o la equidad de género. El propio Justaquio Tush destaca como una de las claves la plena integración de las mujeres en el proyecto. Prueba de los avances que se están logrando en este sentido es que el Distrito de Toledo ha ganado durante los últimos tres años el premio Female Farmer of the Year que otorga el gobierno del país.

Tanto Icario Coy como Elvira XI, dos de los agricultores implicados, se muestran realmente satisfechos por su participación en el proyecto. Coy considera que la formación que reciben es fundamental: así, por ejemplo, gracias a ella han aprendido las ventajas que tiene el empleo de fertilizantes naturales, frente a los químicos que utilizaban anteriormente. 

Video del proyecto

Belice: Formación y resiliencia frente al cambio climático-img1
Belice: Formación y resiliencia frente al cambio climático-img2
Belice: Formación y resiliencia frente al cambio climático-img3