Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies. Acepto

2017: 18.281 toneladas de ropa usada recogidas con fin social

12-01-2018

La Fundación ha recuperado 18.281 toneladas de textil usado en España en 2017, un 1,6% más que el año anterior (17.983 toneladas), confirmando la fidelidad de la ciudadanía hacia un modelo de gestión del residuo textil con finalidad social; en 2015 esa cifra se situaba en 16.853 toneladas.

Humana cuenta con 5.190 contenedores en España en virtud de los acuerdos que mantiene con más de 2.000 ayuntamientos y entidades privadas. La ciudadanía deposita en ellos la ropa, el calzado, los complementos y el textil de hogar que ya no utiliza y a los que la organización da una segunda vida. El servicio de recogida del textil es gratuito y representa un ahorro importante en los gastos de recogida y eliminación de residuos sólidos urbanos. El objetivo de la Fundación es que la recogida selectiva de ropa usada y su preparación para la reutilización se consoliden como parte fundamental de la gestión de residuos.

Motivos del crecimiento

Elisabeth Molnar, directora general de Humana, considera que el incremento en la recogida selectiva responde a varias causas: “En primer lugar, cada vez hay más interés por parte de la ciudadanía y de las administraciones en reducir la cantidad de residuos y alargar la vida de aquellas prendas que están en buen estado. Mediante la recuperación de la ropa usada conseguimos disminuir el volumen de impropios que acaban en otras fracciones, además de posibilitar la reutilización y recuperar materias primas. Lo hacemos para dotar a esos recursos de un fin social, ya que las prendas que se desechan son un activo que, gestionado debidamente, se convierte en motor de progreso en España y de generador de fondos para la cooperación al desarrollo en el hemisferio Sur”.

“En segundo lugar”, añade, “como especialistas en preparación para la reutilización, gestionamos las donaciones de ropa y calzado usado para obtener el máximo aprovechamiento del residuo textil, dándole una segunda vida y favoreciendo con ello un modelo de economía circular. Así, convertimos los residuos en recursos para que sean utilizados una y otra vez, y contribuimos a una sociedad económica y socialmente sostenible”.

El beneficio ambiental

La reutilización y el reciclaje de textil favorece el uso eficiente de los recursos, la protección del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático. Reducen los residuos en los depósitos controlados y en las plantas incineradoras, así como la emisión de gases de efecto invernadero. Cada kilo de ropa que se reutiliza y no es incinerado evita la emisión de 3,169 kg de CO2, según datos de la Comisión Europea.

Las 18.281 toneladas recogidas en España en 2017 representan por tanto un ahorro de 57.934 toneladas de CO2 a la atmósfera. Equivalen a la emisión anual de 21.760 coches (que circulan 15.000 km anuales) o a la absorción anual de dióxido de carbono de 432.349 árboles.

El beneficio social: empleo verde y cooperación

Por otro lado, la gestión del residuo textil reporta dos grandes beneficios sociales: el primero es la creación de empleo verde y la contribución a la economía social, ya que fomenta la generación de puestos de trabajo inclusivos, estables y de calidad: Humana cuenta con una plantilla en crecimiento gracias a que crea un empleo indefinido por cada 36.000 kg de textil recogido.

El segundo es la aportación de recursos a proyectos de cooperación al desarrollo. Tras tres décadas de actividad, 2,4 millones de personas se hayan visto involucradas en los proyectos de desarrollo que Humana lleva a cabo en los países del Sur de la mano de sus socios locales. La organización ha destinado más de 30 millones de euros para la formación de profesores de primaria, el impulso de la agricultura sostenible a partir del fortalecimiento de las capacidades de los pequeños agricultores o los programas de lucha contra el VIH/SIDA, entre otras acciones de desarrollo.

2017: 18.281 toneladas de ropa usada recogidas con fin social-img1
2017: 18.281 toneladas de ropa usada recogidas con fin social-img2