Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies. Acepto

“Muchos jóvenes de mi país tienen un futuro gracias a la ropa usada”

03-12-2015

“La gestión de la ropa usada en los países del Norte, permite que esos recursos lleguen hasta países como el mío. Eso permite que muchos jóvenes puedan formarse y tener un futuro”. Así se expresó Apili Vieira durante su visita de dos días a Asturias en el marco de la Semana Europea de la Prevención de Residuos.

Apili, de 36 años, es profesora de Comercio y Administración en la Escuela Vocacional de Bissora, uno de los proyectos de educación que apoyamos en Guinea-Bissau con la colaboración de nuestro socio local, ADPP. “El reciclaje de ropa usada palia en parte las necesidades de África”, explicó Apili, “algunos piensan que esa ropa se va a perder pero en realidad sirve para que las personas más necesitadas tengan educación, sanidad, agricultura… Me gustaría que las personas entiendan que la ropa que donan no cae en saco roto”.

Los recursos obtenidos con la gestión del textil usado son los que permiten a Humana Fundación Pueblo para Pueblo financiar y desarrollar programas de protección al medio ambiente en España y de cooperación en los países del Sur. En la actualidad, 13 millones de personas participan en 700 proyectos activos de desarrollo en los cinco continentes.

Uno de ellos es la Escuela Vocacional de Bissora, en Guinea-Bissau: es un centro de formación profesional que capacita a jóvenes sin futuro para que no sólo puedan entrar en el mercado laboral sino que también emprendan sus propios negocios. Reciben clases teóricas y prácticas en los siguientes ámbitos: agricultura, construcción, comercio y administración de pequeñas empresas, energía solar, electricidad, fontanería y bombas de agua. Son áreas formativas que a la postre resultan muy útiles para el desarrollo de las comunidades donde viven.

La Escuela Vocacional de Bissora se creó en 1994 y nuestra contraparte en el país, Ajuda de Desenvolvimiento de Povo para Povo (ADPP) Guinea-Bissau, la dirige desde 1996. La duración de cada programa es de 11 meses y desde su inicio ha formado a más de 1.200 jóvenes. Buena parte son mujeres: la escuela contribuye al empoderamiento femenino al promover su incorporación al mercado de trabajo desempeñando profesiones tradicionalmente en manos de hombres.

“Aproximadamente un cuarto de la población tiene entre 18 y 32 años. Ellos son la mayor parte del sector productivo en Guinea Bissau, por eso capacitarlos es contribuir al desarrollo de la economía nacional”, afirman desde la ADPP. Y añaden: “La escuela enfatiza la iniciativa empresarial y la formación de los jóvenes para ejercer un empleo”. Una encuesta interna revela que el 25% de los graduados está empleado por cuenta ajena y el 50% trabaja por cuenta propia y creando empleo para otros.

En su visita a Europa, Apili Vieira dejó su testimonio en Lisboa y también en Asturias. Durante los dos días que estuvo en nuestro país, acompañada por el responsable de la delegación de Humana en Asturias, Ricardo Rodríguez, aprovechó su estancia para conocer y charlar con la directora de la Agencia Asturiana de Cooperación, Gimena Llamedo; los responsables de Supermercados Masymas, y Patricia Hernández, gerente del Centro Comercial Los Prados.

Además, participó en la clausura de las actividades organizadas por la Gerencia Área Sanitaria III en el Hospital San Agustín de Avilés, en una mesa redonda donde explicó cómo las donaciones de ropa tienen un efecto directo en la mejora de las condiciones de vida en países con comunidades menos favorecidas.

Vídeo:

“Muchos jóvenes de mi país tienen un futuro gracias a la ropa usada”-img1
“Muchos jóvenes de mi país tienen un futuro gracias a la ropa usada”-img2
“Muchos jóvenes de mi país tienen un futuro gracias a la ropa usada”-img3